lunes, 21 de mayo de 2012

El barco comprado dos veces, SARIS


http://www.facebook.com/liliconfines

Escuché por allí una anécdota, acerca de un niño que amaba un barquito de juguete que sin explicaciones, desapareció de su casa.
Era el juguete más amado de este niño.
Su padre decidió llevarlo al pueblo, al verlo tan triste por esta pérdida.
Fueron a la juguetería y hallaron al barquito,¿ el mismo barco!.....que se vendía al precio de juguete nuevo.

Este niño sabía que era su barco.

El importe, era alto. Su papá entendió los sentimientos de su hijo, y desembolsó la suma,(en realidad, por segunda vez) porque su hijo iba a ser feliz y esto no tenía precio.

Cuando amamos, no nos importa pagar una y otra vez, lo mismo, por el mismo ser amado, no importa si además, el importe es más alto que la primera vez.

Sarita tuvo problemitas en mi embarazo tuve que cuidarla, guardando reposo. Así fue con Brenda, y luego con Elías...seis meses en cama!

Los crié, les di mi amor con errores por supuesto pero los amé de todo corazón.

Ellos son mis barcos.

Con Saris me ha tocado "ir a la juguetería y pagar un alto precio", más de una vez y quizás, ahora mismo lo esté haciendo....¿Y cuántas veces volvería a pagar, por estos tesoros que son mis hijos?

Así como lo hago por Saris estoy dispuesta, el día que me lo permitan o lo precisen, hacerlo con Bren y Elus.


 El amado es ese ser de alto precio, que no importa pagar, una y otra vez, el mismo importe o más, como el barco, para que siga su rumbo por la vida, con toda libertad.





Liliana